Joecamel 1

31 de Mayo – Día Mundial sin Tabaco – sin Nicotina – mejor dicho

Propongo a la ONU, que decide tales cosas, que cambie el título de este día a “Día Mundial sin Nicotina” porque creo que es hora de que el público entienda la verdad sobre esta sustancia y que la razón por la que las personas siguen fumando o vuelven a fumar es por su adicción a la nicotina.

Últimamente, se ha hecho un gran esfuerzo para presentar la nicotina como algo ‘bueno’ incluso o al menos, ‘no tan malo’, tachando de peligrosos a otros elementos en el humo del tabaco. Algunos académicos financiados por la industria tabacalera (y farmacéutica) incluso han intentado crear la impresión de que consumir nicotina sea algo parecido a tomar café. No hace mucho la Smoke-Free Alternatives Trade Association, o SFATA, (la Asociación de alternativas libres de humo) definió la nicotina como “un producto que ocurre de modo natural relativamente poco dañino que presenta un peligro a la salud del individuo aproximadamente equivalente a lo que nos presenta la cafeína.” En 2013 el director Craig Weiss de la empresa “NJOY” que vende vapeadores declaró en la televisión: “Farmacológicamente la nicotina es muy parecida a la cafeína. Es un estimulante que proporciona energía pero en el caso de la nicotina también tiene un efecto relajante y tranquilizante.” Hace tan sólo seis meses, septiembre de 2018 el co-fundador de otra empresa que vende vapeadores, JUUL, James Monsees dijo: “Químicamente la nicotina es muy parecida a la cafeína y el café es uno de los productos más comercializados en el mundo”. Se ve reflejado también en la publicidad asociada:

Mienten hasta por los codos: la dosis mortal de nicotina para un hombre de 70 kilos es entre 40 y 60 mg, mientras que necesitaríamos 10.000 mg de cafeína para conseguir el mismo efecto.

Creo que muchos han perdido el Norte. Abajo puedes leer algunas verdades sobre la nicotina.

Cuando hago mis visitas comerciales a empresas, da igual la hora, normalmente se encuentran entre diez y veinte personas cerca de la entrada/salida fumando y entre ellos cinco/seis que vapean. Los vapeadores se han convertido en un artículo de moda –  de diferentes colores y formas… Lo que encuentro interesante es cuando termino mi reunión y paso por la salida nuevamente una hora o dos horas después y muchas veces veo las mismas caras.

Dice Philip Morris en la página web de IQOS que “ya hay cinco millones de usuarios de IQOS” en el mundo. Han invertido 3 mil millones de dólares para lanzar este producto. Las imágenes que utilizan reflejan personas felices, disfrutando de su IQOS.

En las sesiones que impartimos para dejar de fumar prácticamente todas las personas que asisten fuman tabaco – la mayoría tabaco de cajetilla; algunas personas emplean tabaco de liar. Muy pocos fuman puritos. Alguno – dos o tres de los asistentes – comentan que en su momento pasaron al vapeador o cigarrillo electrónico pero luego volvieron a fumar tabaco normal y lo que es significativo: lo mismo o incluso más que fumaban antes. Eso lo hemos visto antes con personas que han empleado parches o chicles de nicotina para dejar de fumar. Al ingerir más nicotina, se aumenta la tolerancia/resistencia por parte del cuerpo y el resultado final es que fuman más. Muchas veces es la pareja no-fumadora quien compra a su querid@, un vapeador y el fumador, para quedar bien, lo empieza a fumar pero luego – a escondidas – fuma algún cigarrillo. Un día, se queda sin cartucho y acaba fumando tabaco normal.

¿Cuál es la explicación? Muy fácil. A la industria tabacalera lo que les interesa es que sus clientes permanezcan enganchados a la nicotina. Les da igual de qué forma. Lo que les permite ganar su fortuna es un pequeño gran principio: el principio de la tolerancia, un principio que se puede aplicar a todas las drogas que producen adicción y también se puede aplicar a todos los medicamentos. Tiene que ver con el deseo que tiene el cuerpo de protegerse. Cuando el cuerpo se encuentra con un veneno – por ejemplo la nicotina, su primera línea de defensa es asco. Cuando pregunto a los que fuman o han fumado: ¿Qué tal te supo aquel primer cigarrillo años atrás? “¡Fatal!” responden la mayoría. Esto es el cuerpo que nos está avisando: “¡Cuidado, acabas de ingerir un veneno.” La segunda línea de defensa por parte del cuerpo es eliminar la sustancia lo más rápido posible. Por tanto, la semi-vida de la nicotina es de unos 90 minutos. La semi-vida de una sustancia indica el tiempo que el cuerpo necesita para que el nivel baje a la mitad. (Cuánta más corta es la semi-vida de una sustancia, tanto más tóxica.)

¿Qué pasa con la adicción a la nicotina? Al principio los fumadores fuman relativamente poco pero a medida que pasa el tiempo fuman cada vez más y el cuerpo, al ver que lo estamos envenenando cada vez más recurre ahora a una tercera línea de defensa: se vuelve más resistente hacia la sustancia.

Recomiendo que metas en la misma “caja” todo lo que contiene nicotina: cigarrillos normales, puros, puritos, vapeadores, cigarrillos electrónicos, chicles de nicotina, parches de nicotina, pastillas de nicotina. En el caso de que emplees alguno de estos productos, te invito a explorar la posibilidad de liberarte de la nicotina de por vida ya que no te aporta nada en absoluto – sólo daño.

El problema con la adicción a la nicotina es el mismo que para cualquier otra adicción. No es tanto el mono físico, sino la manera en la que percibimos la droga lo que causa el problema. En otras palabras, necesitamos cambiar nuestra percepción.

Para la verdad sobre la nicotina paso la palabra a la…

Página web  del Departamento de Defensa de los E.E.U.U.: http://www.ucanquit2.org/facts/nicotine.aspx

 

Hay tantos peligros asociados al uso de los productos del tabaco que a veces los efectos dañinos de la nicotina en sí se pierden entre ellos. La nicotina afecta a TODOS los sistemas importantes en el cuerpo humano. A medida que se acumula por uso habitual, puede llegar a un funcionamiento inmune debilitado, fatiga, aumento en el tiempo necesitado para la reparación de tejidos y a largo plazo,  enfermedades incluyendo el cáncer. De hecho, la nicotina impide que el cuerpo se deshaga de células dañadas debidamente, permitiendo por tanto que las células cancerosas se desarrollen.

No importa si la nicotina proviene del humo, o si se mastica, o si proviene de los nuevos – cigarrillos electrónicos o del tabaco soluble, la nicotina afecta a cada usuario de la misma manera. Vamos a explorar cómo la nicotina afecta a diferentes partes de cuerpo:

  • El Cerebro: La nicotina interrumpe la actividad neurotransmisora normal, causando cambios químicos y la adicción. Otros síntomas neurológicos causados por la nicotina incluyen mareo, disturbio del sueño, vértigos y temblores.
  • El Corazón y arterias: La nicotina aumenta el ritmo cardíaco y levanta la presión arterial cuando estimula la segregación de la adrenalina. A corto plazo, esto significa que su cuerpo es menos eficiente cuando haces ejercicio. Tiene que trabajar más para que la sangre y el oxígeno lleguen a las células que los necesitan, impidiendo que el cuerpo alcance su máximo potencial. A largo plazo, este estrés en el corazón y las arterias puede llevar al riesgo creciente de ataques de corazón y pueden incluso resultar en un derrame cerebral y/o en un aneurismo.
  • Los Ojos: La nicotina reduce la capacidad de ver de noche al parar la producción de pigmentos en los ojos diseñados especialmente para la visión cuando hay poca luz. La adrenalina producida por la nicotina reduce la visión periférica y acaba acelerando la degeneración de los ojos.
  • Metabolismo: La nicotina aumenta la cantidad de calorías quemadas pero disminuye  la resistencia al gastar energía que se pierde en el esfuerzo. De manera que, mientras que los usuarios de la nicotina pueden tener la energía suficiente para correr distancias cortas rápidamente, no tienen la capacidad máxima de pulmón o de corazón necesarias para conseguir el mejor resultado en el PT (prueba de correr), ni para acabar el paseo ‘toda la noche’ con su unidad. (Se refiere a una unidad militar.)
  • Sistema reproductivo: La nicotina prohíbe la adecuada circulación de sangre y es la primera causa de la disfunción eréctil (impotencia) en los hombres con menos de 40 años. La nicotina también aumenta el riesgo de infertilidad y de aborto involuntario. Y si los bebés expuestos a la nicotina en el útero llegan a nacer, tienden a tener índices de natalidad bajos, nacer prematuramente y tener mayor riesgo de padecer problemas de pulmón.
  • Huesos: Si se utiliza a largo plazo, la nicotina altera las estructuras celulares y aumenta el riesgo para las fracturas mientras que contribuye a largo plazo, al desarrollo de huesos debilitados (osteoporosis).

Los fumadores tienen riesgo adicional porque la nicotina está presente en sus pulmones. La nicotina causa la respiración rápida y poco profunda, lo que significa que los fumadores se cansan más rápidamente cuando hacen ejercicio. A lo largo del tiempo la nicotina daña las células de los pulmones de modo permanente, cambiando su estructura. Esto resulta en aumentar el riesgo a contraer alguna enfermedad pulmonar, el cáncer de pulmón, el enfisema, neumonía y la bronquitis.

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.