Agradecido De Ser Agradecido

AGRADECIDO DE SER AGRADECIDO

No eches a perder lo que tienes ahora deseando lo que no tienes; recuerda que lo que tienes ahora se encontraba antes entre las cosas que sólo esperabas tener.” Epicurus

“Podemos quejarnos porque los rosales tienen espinas o sentir agradecimiento porque las espinas tienen rosas.”  Anónimo.

El agradecimiento transforma todo.

Mi capacidad de sentir agradecimiento es algo por lo que me siento profundamente agradecido. Esto suena tautológico pero sin agradecimiento mi vida estaría carente de belleza, alegría, amor y conexión.

El agradecimiento es algo que he nutrido dentro de mí. Es más presente que nunca en mi vida; ha transformado mi vida. Hay momentos en los que experimento una onda de agradecimiento tan fuerte que me deja paralizado en un estado de quietud profunda.  Me ocurrió un momento así esta mañana cuando paseaba en el monte con mi Rhea. El sol salía, infundiendo la bruma madrugadora con un resplandor de oro translúcido; el aire – húmedo y fresquito;  los pájaros cantaban con toda su alma;  telarañas enjoyadas con rocío. Sentí un sentido de agradecimiento tan fuerte que me paró en seco. Lo único que pude hacer fue quedarme de pie y apreciar el milagro de estar ahí en ese momento, de estar vivo. Al mismo tiempo estaba humildemente consciente de no ser más que una mota minúscula de consciencia  en una mota de planeta – todo esto dentro de la vastedad infinita del cosmos pero que dentro de las posibilidades infinitas, yo tenía la inmensa buena fortuna, el milagro de poder compartir este destello fugaz y precioso de existencia que es mi vida con otro ser.

El agradecimiento tiene este efecto; nos permite apreciar  plenamente la perfección, la belleza y la alegría del momento.

En momentos tales como lo que acabo de describir, el agradecimiento te lleva, te conquista y te somete a un estado de plenitud absoluta. Pero no deberíamos sólo cultivar el hábito de ser agradecidos por todas las cosas buenas en nuestras vidas. Todas las cosas ─ buenas y malas ─ me han hecho lo que soy hoy. Así que estas cosas también tienen que estar incluidas en mis agradecimientos. Ser agradecido no significa que todo sea necesariamente “bueno”; sólo significa que lo puedes aceptar como un regalo; ver la joya que contiene.

Es tan fácil caer en la trampa de no apreciar lo que tenemos hasta que lo perdemos. No apreciamos algo realmente hasta que experimentemos algunos eventos. Por ejemplo, no apreciamos a nuestros padres hasta que nosotros mismos nos volvemos padres. Sé agradecido por lo que tienes ahora mismo. Nada debería ser tomado por sentado. El agradecimiento es la habilidad de experimentar la vida como un regalo. Nos libera de la prisión de nuestra burbuja auto-obsesionada del “universo-centrado-en-mí”.

Autor: Geoffrey Molloy

Deja un comentario