Sesiones por videoconferencia

Debido a la situación actual, estamos impartiendo todos nuestros servicios online mediante videoconferencia ZOOM.  Ya está disponible el programa Es fácil dejar de fumar…¡si sabes cómo!

Si necesitas ayuda por temas de estrés, ansiedad o si quieres liberarte del alcohol u otras adicciones, contáctanos.



Aprender A Pasar Pagina

APRENDER A PASAR PÁGINA

A todos nos han hecho daño. Es una parte inevitable de la estar vivo. Todos los humanos con más de algunos años y vivos hoy, han experimentado algún tipo de dolor emocional.

La vida duele; es inevitable. Sin embargo, lo que hacemos con ese dolor es más importante que el dolor en sí. ¿Cuál es tu respuesta preferida o habitual? ¿Es: afrontar el dolor, aprender la lección, pasar página y seguir con tu vida o te encuentras dándole vueltas y rumiando perpetuamente sobre el pasado y lo que te hicieron (o lo que tú hiciste a otro)? Aunque ocurrió en el pasado no hay nada que puedas hacer para cambiarlo. Lo que está hecho, hecho está. Así que ¿cuáles son las opciones y cuál funciona?

¿Echar la culpa a otros? Durante años ésta fue mi reacción habitual y totalmente sin sentido – la de echar la culpa a otras personas, otras cosas y otras circunstancias. Echar la culpa a otras personas por nuestro dolor es, de hecho, la respuesta más común e instintiva de todas. “¡Me has hecho daño! ¡Tienes que reconocer lo que hiciste mal y pedir disculpas!” Tiene la “ventaja” que te hace sentirte mejor absolviéndote de cualquier culpa. Echar la culpa es como sentir lástima de sí mismo; no tiene sentido y es dañino. Puede que experimentes una satisfacción visceral temporal (después de todo echar la culpa a otros automáticamente te hace “tener razón”). Sin embargo, el efecto resultante es tóxico; te mantiene atrapado/a, estancado/a, incapaz de crecer y realizar tu verdadero potencial.

Pero ¿qué ocurre si la persona a quien has echado la culpa no sólo te niega la satisfacción de una disculpa, sino que le quita importancia, lo niega o dice “¿¡Y qué!?”… Quedarás con sentimientos de ira e impotencia – en otras palabras, sufrimiento.

No malentiendas lo que escribo aquí; no se trata de legitimar o de descontar tus sentimientos. Deberías sentir tus sentimientos plenamente – la textura y el sabor; luego soltarlo y seguir con tu vida.

Las personas que se agarran a estos daños pasados, muchas veces reviven el dolor una y otra vez en sus mentes, mientras que la persona que  “causó” el dolor muy probablemente lo haya olvidado. A veces, una persona puede incluso quedarse atrapado en este dolor, este daño, echando la culpa a otros – lo que puede resultar en una depresión incluso.

La única manera de la que puedes tener nueva alegría y felicidad en tu vida es hacer espacio para ellos. Si tu corazón está inundado de dolor y daño ¿Cómo puedes estar abierto a algo nuevo?

A continuación, siguen unas ideas que funcionan para soltar el sufrimiento y seguir con tu vida:

  1. Toma la decisión de soltarlo, de pasar página: Las cosas no desaparecen por sí solas. Necesitas comprometerte a pasar página. Si no eliges esto consciente y francamente, podrías acabar auto-saboteando cualquier esfuerzo de pasar página a pesar del daño pasado. Tomar la decisión de pasar página, también significa aceptar que puedes elegir soltarlo. Y no te sientes víctima tanto.
  2. Expresa tu dolor — y tu responsabilidad: Expresa el dolor que el daño te hizo sentir, o bien directamente a la otra persona o quitándolo de encima (hablando con un amigo, escribiéndolo en un diario o escribiéndolo en una carta que nunca enviarías a la otra persona.) Quítatelo de encima inmediatamente. Si haces esto, te ayudará a entender mejor la razón específica por la que te sientes herido/a y el papel que has jugado tú. Luego, pregúntate cuál es la lección, qué harías diferentemente en el futuro. ¿Eres héroe/heroína o víctima?
  3. Deja de ser víctima y echar la culpa a otros: Tal como escribí antes, echar la culpa resulta en una especie de satisfacción visceral efímera de “tener razón”. Te sientes justificado/a cara hacia el “mundo”. Sin embargo, al “mundo” en general no le importa, así que necesitas dejar de tomarte tanto en serio sobreponerte a ti mismo. Sí, por supuesto, eres único (tan único como todos los demás). Y sí, tus sentimientos importan. Pero no confundas “tus sentimientos importan” con “tus sentimientos deberían invalidar todo lo demás y que nada más importa.” Tus sentimientos forman sólo una parte de esta red maravillosa milagrosa de interconexión que llamamos la vida. Aquí tienes un hecho interesante: no importa cuántas vueltas le damos a algo, cuánto analizamos las cosas, cuanto echamos la culpa  – nunca jamás ha arreglado un problema de relación. Nunca, en la totalidad de la historia del mundo. Así que ¿Por qué elegir entablar tanto pensar, dedicar tanta energía a una persona que crees que te ha hecho daño?
  1. Céntrate en el presente — en el aquí y ahora y en la alegría: cambia la narrativa que te cuentas. Suelta el pasado y deja de revivirlo. Deja de contarte a ti mismo aquel cuento en el que el protagonista – tú – siempre es la víctima de las acciones horribles de la otra persona. Echar la culpa en realidad no es más que elegir una narrativa – es decir, una versión de eventos que te hacen víctima; te deja sin poder, frustrado/a y enfadado/a. Así que si puedes elegir una narrativa que te hace daño ¿Por qué no elegir una narrativa en la que eres el héroe/la heroína en vez de la víctima? Aprende a gestionar tu atención formándote en la meditación, de manera que cuando tales pensamientos negativos surjan (y está garantizado que surgirán de vez en cuando) – los puedes ver por lo que son… acontecimientos mentales temporales; los pensamientos surgen, existen un rato y luego desaparecen. Recuerda, si inundamos nuestros cerebros – y vidas – con sentimientos de dolor, queda poco espacio para otras cosas positivas. Tú eliges – seguir sintiéndote dolido/a, en vez de darle la bienvenida nuevamente a la alegría en tu vida.
  1. Perdónales – y a ti mismo/a: El perdón está tan mezclado con la creencia religiosa que la mayoría de las personas creen que no entienden lo que significa. No tiene nada que ver con ser buena o mala persona; es simplemente lo que funciona. El perdón es por tu bien, no para el bien de la persona a quien estás perdonando. El perdón simplemente significa que puedes pensar en la situación sin alterarte. Puedes perdonar a alguien fallecida o puedes perdonar a alguien y nunca más verles. Puedes encontrar más información aquíNo poder perdonar afecta no sólo a ti, sino a los de tu alrededor. Así que hazles un gran favor a todos – y a ti mismo: Perdona. Suelta el dolor. Haz algo diferente hoy y dale la bienvenida nuevamente a la felicidad en tu vida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.