Conexion

Bárbaros en un banquete

Un resultado importante de la evolución es que en el día a día de la vida nos experimentamos a nosotros mismos cómo algo separado del universo. Estoy “yo” aquí, dentro de este cuerpo y luego está “el resto”. Refinando esto un poco más, “el resto” también contiene “las cosas que me pertenecen” y “la gente que es importante para mí”. Sin embargo, esto no cambia la percepción fundamental por la cual vivimos nuestras vidas; “aparte de”, “diferente de”, “separado de” el universo. Después de millones de años de sufrimiento existencial, finalmente estamos libres de la cadena alimenticia; vivimos en una era en la que tenemos la oportunidad maravillosa para sobreponernos a nuestra mentalidad egocéntrica, tribal y de supervivencia y experimentar conexión verdadera, colaboración real que nos llevaría a un capítulo nuevo de la historia de la humanidad, “meta humanos” – ir más allá, exceder lo que somos ahora.

En vez de eso, nos comportamos como ignorantes y orgullosos bárbaros que han sido invitados a un banquete en un país maravilloso habitado por una raza de seres sabios. Nos hacen sentirnos bienvenidos. Aquí hay de todo en abundancia, suficiente para todos. Nosotros, los bárbaros, simplemente no lo entendemos; sólo podemos pensar en términos de escasez, de peligro, de conflictos sangrientos, de supervivencia; estamos conducidos por nuestro miedo a la muerte. Así que, aunque estamos rodeados de comida deliciosa, compañía excelente, música divina, en un lugar precioso, libre de depredadores, no sabemos cómo no estresarnos por el futuro, así que en vez de disfrutar del lugar y del banquete, nos comportamos como mendigos; robamos comida y cubiertos (aunque no los necesitamos), los escondemos en los pliegues de nuestra ropa.

Finalmente nos marchamos del banquete con todo el peso encima de lo que hemos robado, contentos con nosotros mismos por nuestra gran astucia, robando comida, cubiertos y otras cosas valiosas. Reímos y nos damos la enhorabuena los unos a los otros por cómo hemos engañado a esos estúpidos y débiles sabios.

Mientras tanto, el banquete de los sabios continúa, ahora tocado por una tristeza pasajera. Tenían tantas esperanzas puestas en nosotros, por nuestro potencial, pero se han dado cuenta de que no estamos listos, parecemos incapaces de salvarnos de nosotros mismos. Así que el banquete continúa mientras nosotros, los bárbaros, seguimos con nuestras duras, tribales, violentas y avariciosas vidas en el exterior. Seguimos matando, haciendo daño, destruyendo y robando continuamente mientras viajamos inevitablemente hacia la extinción.

Ésta es nuestra situación actual, pero no tiene por qué serlo. La ilusión persistente de separación nos convierte a todos en bárbaros, tu y yo incluidos. Para cambiar esta historia debemos vivir y experimentar la realidad de la interconexión de inter-ser e inter-estar con nuestros cuerpos y nuestras mentes. Todos experimentamos momentos fugaces conscientes libres de ego y en conexión con todo a nuestro alrededor, cuando somos profundamente tocados por el asombro y el sobrecogimiento; puede que sea en la cima de una montaña, en las profundidades de un bosque, o simplemente por el azul infinito del cielo. Necesitamos entender el significado de estos momentos y expandirlos para que nuestra conexión se convierta en una realidad en nuestras vidas. Sólo entonces tendremos verdaderamente un futuro.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.