CAMBIA TU HISTORIA, CAMBIA TU VIDA: 5 PASOS

¿Qué historias cuentas de tu vida? ¿Qué papel tienes tú en estas historias?

CAMBIA TU VIDACuando nuestras tres hijas mayores aún eran muy jóvenes, solía inventar cuentos a la hora de dormir y cuando llovía. Constituía uno de nuestros pasatiempos preferidos. Todos recordamos esos tiempos maravillosos con cariño. Las niñas se identificaban fácilmente con los héroes de los cuentos; escuchaban cautivadas, pendientes de cada palabra, con sus ojos como platos.

A medida que pasas por la vida – momento por momento, día por día – te cuentas una historia a ti mismo. Se trata de una narrativa sobre ti mismo, una explicación sobre lo que te está pasando, sobre por qué otros se comportan como se comportan, lo que puedes o deberías de hacer para solucionarlo y sobre lo que significa todo.

Igual que los cuentos que contaba a mis hijas, lo que me digo a mí mismo también es sólo un cuento, nada más. Seguimos fabricando historias a lo largo de nuestras vidas. Tal vez sería más preciso decir que muchas veces simplemente continuamos con la historia que nos transmitieron durante nuestra niñez. Hay problema con esto ya que ni siquiera reconocemos que la narrativa en nuestra mente no es más que un cuento; no cuestionamos si el cuento nos hace sufrir o si nos hace felices. Después de todo es “la Verdad”.

Existe un dicho budista: Si quieres comprender tu vida en el presente, entonces mira tus acciones en el pasado. Si quieres comprender cómo va ser tu vida en el futuro fíjate cómo piensas en el presente.

En otras palabras, las historias que nos contamos ahora son las semillas de nuestra felicidad, sufrimiento, éxito o fracaso en el futuro.

Creo que se puede rastrear la mayor parte del sufrimiento que experimentamos en la vida a las historias que nos contamos. Puede que había una razón válida para crear las historias en los principios pero estas historias pueden dejarnos atrapados en un ciclo de sufrimiento innecesario.

Pongo como ejemplo la experiencia de una clienta que recientemente se ha liberado de una adicción. Estaba preocupada porque notaba que últimamente su pareja ha sido algo distante con ella, no demasiado cariñoso, dando largos paseos solo en la playa. Había desarrollado una historia en su mente de que su marido ya no le quería. Estaba profundamente afectada por esto pero no podía ver que lo que tenía en su mente no fue más que una historia entre otras muchas posibles explicaciones por los eventos que experimentaba. Su marido no era muy comunicativo de todas formas. Sin embargo, a pesar del sentimiento de que su marido no le quería, el hecho fue que seguía mostrando cariño, aunque de manera limitada. A medida que hablábamos se volvió claro que una historia mucho más útil para explicar estas circunstancias podía ser que, su marido se sentía muy estresado – fuera aparte de los cambios importantes, causados por el hecho de que ella acababa de liberarse de su adicción, además se estaba recuperando de una enfermedad que amenazaba su vida y a la vez estaba intentando asimilar la enfermedad terminal de su hermana. A medida que ella exploraba estos hechos se le iluminó la cara con una gran sonrisa al darse cuenta de que podía cambiar su historia y empezó a tener un sentido de compasión por el sufrimiento de su marido. Empezó a explorar maneras de cómo podría apoyarle. Al cambiar su historia, cambió todo.

De lo que se trata es de lo siguiente: Cambia tu historia y cambia tu vida:

En vez de centrarte en los comportamientos que quieres cambiar, céntrate en las historias que te cuentas a ti mismo. Siguen cinco pasos que puedes dar para empezar a cambiar la narrativa en tu mente:

  1. Observa y reconoce la voz en tu mente: Esto es bastante extraño porque raramente cuestionamos esta voz. Una vez te vuelvas consciente del flujo de comentarios críticos que pasan por tu mente – identifica la voz (¿es de tus padres, profesores, pareja abusiva?) Simplemente reconoce que está ocurriendo.
  2. Escribe, anota lo que la voz te está contando: Soy demasiado jóven, demasiado viejo. Nunca encontraré el amor. Tengo que hacer todo perfectamente. Nunca tendré éxito. No tengo la experiencia correcta; no me va a querer nadie… Estos pensamientos podrían ser literalmente cualquier cosa. Anótalos palabra por palabra.
  3. Valora si esta historia ayuda: ¿Esta historia te ayuda a conseguir lo que quieres o te impide a conseguir lo que quieres? (Sé honesto contigo mismo; normalmente estamos muy atados a nuestras historias. A veces, incluso si nuestra historia no nos hace felices, nos sentimos cómodos con ella o puede que nos encante el drama que nuestra historia implica o puede que simplemente elijamos seguir con nuestra historia por miedo al cambio.)
  4. Escribe una historia diferente: No me refiero a vacías observaciones cliché consoladoras de pensar en positivo; quiero decir que te digas a ti mismo la verdad. Esto normalmente involucra un cambio de perspectiva; ver la historia desde un punto de vista diferente. (Si quieres ayuda con esto, contacta conmigo.)
  5. Cuéntate esta nueva historia: Cuando te das cuenta de que tu narrador interno está yendo por el mismo camino antiguo con la misma historia y los mismos comentarios de siempre, di, “¡STOP! ¡Para! ¡Bobadas! Ésta es la verdad” y luego cuéntate la nueva historia.

Existe un comentario

  1. exelente espectativa para un cambo, quizas para personas que no han practicado meditacion resulte un poco incomprensible, pero de todas formas la idea es magnfca, pueden ampliar un poco mas el tema de los puntos a seguir?

Deja un comentario