PASO DEL TIEMPO

¿CÓMO PERCIBES EL PASO DEL TIEMPO?

Aprendemos a meditar para poder estar más presentes, más conectados con nuestras vidas.

Casi toda nuestra educación, nuestra formación, están enfocadas en  la mente racional. Estamos más acostumbrados a vivir con la mente racional y su percepción del tiempo lineal. Nos hemos vuelto bastante apegados a esta percepción. Nos da la sensación de que estamos yendo a algún lado, que estamos desarrollando, que estamos progresando hacia algún objetivo, un momento o una cosa en el futuro.

Es completamente entendible que la mayoría de nosotros tengamos un deseo de progresar, de sentir que estamos llegando a algún lado. Sin embargo, el verdadero progreso no radica en el paso del tiempo, sino en nuestra comprensión y experiencia de él.  No existe otro momento aparte del  ahora. El futuro, el pasado y el presente, todos co –existen, sin diferencias, unificados en el “ahora” – un momento eterno. El potencial de todas las cosas existe simultáneamente en este momento presente/ahora: la semilla contiene la flor, el bebé recién nacido contiene la muerte del anciano, el corazón dolido, roto, contiene  también esperanza y amor,  la oscuridad contiene la luz , el alma del pecador también contiene un ángel.  Este momento del “ahora” contiene todas las otras cosas y momentos.

La mente racional es una maravillosa herramienta de supervivencia. Usamos nuestra mente racional para crear constantemente modelos de lo que está por venir. Pero recuerda, nuestra mente racional es limitada; no puede experimentar las cosas en el momento presente sólo pensamientos sobre las cosas; es lineal – un pensamiento tras otro, para que “comprendamos” una cosa tras otra.

En meditación contemplamos y experimentamos plenamente el presente, en el que no hay tiempo sino sólo “ahora”, en el que todo lo que existió y todo lo que existirá existen simultáneamente. El momento presente contiene todo. El pasado no es mejor que el futuro ni al revés. No se valora un tiempo por encima de ningún otro. Cada momento es completo en sí mismo; se cumple en sí mismo. Contiene toda la verdad, de principio a fin. De alpha a omega.

En este espacio, el espacio de aquí ahora, no necesitamos avanzar hacia nada, porque ya estamos allí.

Autor: Geoffrey Molloy

Deja un comentario