Responsable

Culpable No – Responsable Sí

¿Te has preguntado alguna vez cuánto tiempo y dinero malgastas bebiendo alcohol?  ¿El tiempo que dedicas a pasarlo bien en vez de dedicarlo a ser feliz? Durante muchos años no entendía la diferencia profunda entre estos dos estados.

Ser feliz tiene que ver con acercarnos a nuestras vidas; consumir alcohol tiene que ver con alejarnos de nuestras vidas.

Ser feliz tiene que ver con ser capaces de gestionar emociones difíciles y encontrar la paz y la conexión que todos tenemos dentro de nosotros. Consumir alcohol tiene que ver con intentar anestesiar aquellas emociones incómodas.

El alcohol es una droga adictiva e igual que cualquier otra droga adictiva, si lo consumes habitualmente, te vuelves dependiente.

Beber alcohol es divertido durante los primeros años cuando primero caemos en la trampa de confundir ser felices con pasarlo bien. Pero luego seguimos bebiendo alcohol incluso cuando ya no es divertido. Incluso reconocemos que el alcohol tiene un efecto negativo pero llevamos toda nuestra vida de adulto bebiendo alcohol y no podemos imaginar nuestra vida sin él. De hecho, la idea de no beber alcohol puede darnos miedo. El alcohol parece ayudarnos a desconectarnos, aliviar el estrés, alternar. Aceptamos las resacas, un rendimiento mermado, la lengua de trapo, el estrés físico y mental que crea – todo esto… porque creemos que lo necesitemos.

Un estudio completamente independiente realizado en 2008 demostró que el alcohol es la droga más dañina en nuestra sociedad.

Hazte la siguiente pregunta: si podrías apretar un botón que te permitiera despertarte por la mañana y sentirte como si nunca hubiéras bebido alcohol y no echarlo de menos, ¿lo apretarías?

Si hubiéras sabido entonces lo que ahora sabes sobre el alcohol y el impacto que tendría en tu vida… ¿hubieras bebido aquella primera bebida alcohólica?

Un estudio reciente ha demostrado que antes de cumplir 18 años una persona habrá sido expuesta a más de 100.000 ejemplos de publicidad engañosa sobre el alcohol, transmitiendo el mensaje que es sexy, “cool”, guay, divertido, atrevido, para personas fuertes; que te hace más hombre/mujer. Todo esto son mentiras diseñadas simplemente para conseguir que nos enganchemos.

En base a todo este lavado de cerebro, tu decisión de beber alcohol fue totalmente lógica. Nunca se te ocurrió que podría crear dependencia. No es tu culpa.  Dicho esto, tú sí eres el responsable de vivir de la mejor manera posible para ti y para los que dependen de ti.

Estudios recientes demuestran que cada vez más personas eligen vivir una vida mejor sin alcohol.

Puedes dejar de beber alcohol con nosotros y aprender las habilidades para resetear tu vida.

Tú ya sabes que es la decisión correcta.

Para más información: info@esfacilsisabescomo.com

 

Existen 2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.