Vincenzo Di Giorgi Ioy3OB0U5cI Unsplash

El cielo azul despejado infinito

Soy el cielo azul despejado infinito. Soy el espacio que abarca todo. Soy el observador y el observado. Soy amor incondicionado.  Esto es mi estado natural.

¡Cuán fácilmente y con qué frecuencia me olvido de esto cuando soy seducido por la ilusión del ego y pierdo la perspectiva del cielo azul despejado! No puedo ver más allá del tiempo, de las nubes. Me convierto en mis pensamientos; me convierto en mis emociones. Me enfurezco, me quejo, temeroso del clima cambiante. Esto es sufrir.

Pero, luego me acuerdo. Me vuelvo a casa – al cielo azul infinito. Veo con cariño bondadoso y sentido del humor que mi ego está vacío – simplemente un cuento, nada más que pensamientos que surgen sin pausa. Sonrío. Mi corazón se ablandece con un sentido de cariño bondadoso hacia mí mismo y hacia todos los que padecen de la misma ilusión. Mi deseo es que todos los seres sean libres de sufrimiento y que experimenten que la felicidad se expande. Esto es compasión.

Existen 2 comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.