King

El Rey y su Amigo

Un rey africano tuvo un amigo cercano que tenía la costumbre de decir “esto es muy bueno” sobre cada evento, no importaba lo que fuera. Un día el rey y su amigo estaban cazando. El amigo cargó la escopeta y la entregó al rey, pero desgraciadamente la cargó mal y cuando el rey disparó, voló un pulgar.

“Esto es bueno,” exclamó su amigo. El rey horrorizado y sangriento estaba furioso. ”¡¿Cómo puedes decir que esto es bueno?! Obviamente, ¡es horrible!” gritó y envió al amigo a la cárcel.

Un año después el rey se fue de caza solo. Unos caníbales le capturaron y le llevaron a su pueblo. Ataron sus manos, apilaron madera, le ataron a un poste. Cuando estaban a punto de encender la hoguera, se dieron cuenta de que al rey le faltaba un pulgar. Siendo supersticiosos, nunca comían a nadie que no fuese entero. Desataron al rey y le permitían irse.

Lleno de remordimiento el rey se fue corriendo a la cárcel para liberar a su amigo. “¡Tuviste razón! ¡Era bueno, lo de mi pulgar!” El rey contó a su amigo cómo la falta de su pulgar le había salvado la vida y añadió: “Me siento tan triste por haberte encerrado en la cárcel! ¡Esto fue muy malo!”

“¡No, qué va! Fue muy bueno,” respondió su amigo encantado.

“¿Cómo es que fuera bueno, mi amigo? Te hice una cosa terrible. Te debo mi vida!”

“Es bueno,” dijo su amigo, “porque si no hubiera estado en la cárcel, hubiera estado cazando contigo, y me hubieran matado y engullido a MÍ!”

¿Se trata de algo bueno o malo? …..La verdad es que nunca se sabe.

Todos vivimos en un universo centrado en “mí”. No importa lo que ocurre, nuestra mente pregunta constantemente “¿Esto es bueno o malo para mí? Si es “bueno” nos agarramos a ello, si es “malo” lo rechazamos.

Raramente reaccionamos a los eventos en sí, sino que reaccionamos a cómo creemos que los eventos nos afectarán a nosotros.

Los eventos en sí no crean estrés, no pueden hacerlo. Es la manera en la que percibimos estos eventos y nuestras creencias en cuanto a cómo el evento podría afectarnos, lo que causa el estrés. Subimos y bajamos, nos sentimos felices o deprimidos, ansiosos o enfadados en base a nuestra interpretación subjetiva del evento. Te has encontrado alguna vez despierto a las dos de la madrugada, sabiendo que necesitas volver a dormir pero eres incapaz de hacerlo. Ahí estás, dando vueltas en la cama, tu parloteo mental fuera de control, “catastrofando” o fantaseando sobre algún desastre futuro que nunca acaba ocurriendo.

Algo no salió tal como querías. ¿Bueno o malo? ¿Quién sabe? Reacciona al evento no a la fantasía. Todo evento que nos ocurre es una oportunidad. Aprende de ello, hazlo mejor la próxima vez. La vida es simplemente una serie de lecciones. Si vemos los eventos por lo que son – lecciones, entonces la respuesta a la pregunta “¿Es bueno o es malo?” siempre será: “Es bueno”.

Finalmente me gustaría compartir contigo una maravillosa cita relacionada con este tema. Cuando la leí por primera vez no podía parar de reírme.

Cuando al Presidente comunista Chou En Lai se le preguntaron si la Revolución Francesa fuera algo bueno o malo, su respuesta fue: “Aún es demasiado pronto para saberlo.” (The Geography of Thought, How Asians and Westerners Think Differently…and Why,” by Richard E. Nisbett, NY Simon and Schuster, 2009)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.