Fijate

¡Fíjate en tu vida!

Una persona preguntó al Dalai Lama qué aspecto de la humanidad le sorprendía más y contestó…

“El hombre mismo”

“Porque sacrifica su salud para ganar dinero y luego gasta el dinero intentando recuperar su salud,

es tan ansioso por el futuro que nunca vive en el presente,

por no vivir en el presente vive como si nunca va a morir

y al final muere sin nunca haber vivido”

 

Así que ¿Qué podemos hacer con esto?

Podemos tomar la decisión consciente de estar presentes en nuestras propias vidas.

Normalmente nos encontramos perdidos en nuestro piloto automático mental o máquina mental de tiempo, es decir, en nuestras reacciones automáticas inconscientes “mindless” y en nuestros pensamientos sobre el mundo y lo que está ocurriendo en él; perdidos en nuestros pensamientos sobre nuestros pensamientos y en nuestras reacciones emocionales a nuestros sentimientos. El problema es que en este estado “mindless” somos ignorantes y no nos damos cuenta de que estamos perdidos;  actuamos en modo piloto automático reaccionando a nuestra película mental.

Si quieres estar más presente en tu vida, todo lo que tienes que hacer es fijarte más. Haz esto con las personas en tu vida, especialmente aquellas personas que has dejado de ver (tu pareja, por ejemplo, tus padres, tus compañeros de trabajo.) Verdaderamente obsérvales como si fuese la primera vez. Fíjate en la textura de su piel, sus manos, las arrugas en sus caras, su postura, la forma de su boca. Fíjate en dónde vives, verdaderamente pon empeño en observar y en fijarte en tu reacción a lo que observas. Permítete el tiempo para saborear el momento plenamente a medida que se despliega.

Pon tu atención plenamente en tus sentidos – los olores, las texturas, los sabores, los sentidos y lo que ves en tu vida. Fíjate en cómo juzgas lo que estás viendo y luego simplemente suéltalo. Observa con curiosidad abierta, cariño hacia ti mismo y con humor. Permítete el asombro, fíjate en tu asombro.

 

Antes de que intentes resolver un problema, toma el tiempo para observar y entender sin juzgar.

Deja un comentario