8

Haz el bien sin odiar

Las noticias, internet y los medios sociales abundan con santurrones que ofrecen y piden apoyo para grupos en la sociedad que están sufriendo de algo.

Desafortunadamente,  no sólo están atareados ofreciendo apoyo a los que sufren, sino que también muy ocupados en odiar a aquellos que consideran los responsables de aquel sufrimiento.

Esto supone un problema. Si empiezas a odiar algo o a alguien para apoyar una buena causa, aquella buena causa se convierte en algo malo. Esto es santurronería de la fea; no alimenta nada – sólo el ego.

Las personas felices no crean sufrimiento; sólo los infelices hacen esto. El hecho es que nadie es “todo bueno o todo malo”. Somos como caballos “pintos” – una mezcla única de motitas y manchas de colores oscuros y claros – buenos y malos. Esto es aplicable a todas las personas.

Deberíamos aprender a soltar la necesidad de odiar u odiar a nadie. No es merecedor de nosotros. En vez de esto reconozcamos una verdad fundamental:

Todos los seres quieren ser felices y evitar el sufrimiento.

Y por tanto desear lo mejor para todos.

Para poder encontrar la compasión, primero debemos adquirir la imparcialidad de curiosidad abierta.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.