ConnectedConsciousnessFeature

Ignorantes de nuestra ignorancia

Nuestras mentes proporcionan la única conexión, la única interfaz que tenemos con nuestras vidas, el universo y todo. Cómo empleamos nuestras mentes es crítico para absolutamente todos los aspectos de nuestras vidas. A pesar de esto es un hecho triste de que la mayoría de las personas gasten más tiempo y dinero en sus peinados que en sus mentes.

Añadido a esto está el hecho de que seamos impulsados esencialmente por nuestras emociones y a pesar de esto la mayoría de nosotros hemos recibido poca o cero formación en reconocer las emociones a medida que surgen en nuestros cuerpos; en lo que son las emociones y mucho menos en entender cómo interactúan con nuestros pensamientos y percepción.

La mente y las emociones han evolucionado para asegurar tan sólo dos cosas: sobrevivir y reproducirnos pero en un entorno radicalmente diferente al entorno en que vivimos ahora.

Nuestras percepciones, emociones y reacciones que evolucionaron en la sabana africana para mantenernos vivos, cuando por ejemplo, éramos cazados por leones, hoy en día están desencadenados inapropiadamente por atascos, la revisión anual de nuestro rendimiento, aumento de intereses de la hipoteca, llegar tarde a una reunión, lo que a su vez causa todo tipo de sufrimiento mental y físico innecesario.

Muchos de nosotros  tenemos un prejuicio adquirido en contra de entrenar nuestra mente y emociones. En  nuestra ignorancia hinchamos el pecho y nos sentimos muy orgullosos sobre cómo pensamos. En nuestra ignorancia nos identificamos demasiado de cerca con nuestros pensamientos – en otras palabras – nuestra mente racional (como si esto fuese todo que hay para saber). Tristemente, muchas veces empleamos nuestras mentes sólo para justificar nuestras emociones. El resultado es que cada uno vivamos en nuestra propia burbuja llamada el “universo-centrado-en-mí”.

Tristemente somos ignorantes de nuestra ignorancia.

Así que, ¿Qué está en juego? ¿Por qué deberíamos querer despertarnos de esta ignorancia? ¿Por qué molestarnos incluso? Hay muchas razones demostradas científicamente: a nivel personal – sentirnos más centrados, tener un mayor sentido de ecuanimidad, una experiencia de conexión, relaciones más satisfactorias, mayor concentración, una mejora en la creatividad, mejor salud – físico y mental – todos elementos de la felicidad; esencialmente una mente más sana y un corazón más feliz.

En otro nivel, no veo cómo podemos dejar a nuestros hijos y nietos un mundo que merece la pena tener si no podemos reconocer la necesidad de elevarnos por encima de nuestro “universo-centrado-en mí” y tomar medidas para entrenar a nuestras mentes y cuerpos, expandir nuestra conciencia, liberarnos de nuestro piloto automático evolucionario y su tribalismo – nuestra herencia y mayor amenaza y en vez de todo esto experimentar la realidad de una conexión los unos con los otros y con todas las cosas. Se trata de apreciar el maravilloso milagro de estar vivos y el hecho de que todos marquemos una diferencia – queramos esa responsabilidad o no; reconocer la importancia de marcar la mejor diferencia que podamos para toda la humanidad y todas las criaturas.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.