LA HISTORIA QUE CUENTAS DE TU VIDA ¿APOYA TU FELICIDAD Y BIENESTAR O LOS IMPIDE?

la historia de mi vidaComo niños tenemos ningún o poco poder sobre nuestras circunstancias. Dependemos totalmente de aquellas personas que nos cuidan para satisfacer nuestras necesidades.

Cuando nos encontramos en una situación más allá de nuestras habilidades limitadas para superarla (una situación emocionalmente demasiado difícil, aterradora o amenazadora), nos adaptamos para “sobrevivir”. Sin embargo, nuestra experiencia está limitada,  nuestras fuentes de información también. De hecho, la mayor parte de nuestra información procede de las personas que nos cuidan.

La necesidad de montar una historia es frecuentemente la respuesta al miedo, o para escaparnos de sentimientos desagradables como por ejemplo, el miedo a ser abandonado, nunca hacer las cosas suficientemente bien (miedo a ser criticados por nuestros padres), humillación, intimidación, separación de nuestros padres, abuso psicológico, físico o sexual, celos de un hermano.

En todos estos casos desarrollamos una historia para explicar la situación y aguantarla mejor. Esta narrativa normalmente incluye creencias sobre nosotros. A continuación, algunas creencias con las que me he encontrado:

  • Pues claro que no soy una persona muy agradable – he sufrido tanto, mucho más que cualquier otra persona.
  • Soy tan atractivo/a que deberías tratarme de forma especial, diferente a los “normalitos/as”.
  • Debería ser siempre feliz y libre de dolor – no me merezco sufrir como cualquier otro.
  • Solo valgo lo que otros opinan sobre mí – Tengo que complacer a todos para conseguir que me quieran.
  • Nunca tendré éxito.
  • Debería siempre respetar/obedecer a mis padres incluso si me hacen muchos daños.
  • Soy… (elige uno)… más rápido, mejor, más fuerte, más listo… que los demás.
  • Siempre llevo una expresión feliz independientemente de cómo me estoy sintiendo – sino no gustaría a las personas.
  • Es mejor ser temido que amado – si quieres tener éxito en la vida.

Tales conversaciones pueden convertirse en el prisma inconsciente a través del cual interpretamos y respondemos al mundo.

Cuando somos niños el poder limitado que tenemos significa que las consecuencias de nuestras acciones son proporcionalmente pequeñas. Sin embargo, cuando somos adultos, nuestras decisiones adultas conllevan consecuencias adultas.

Nuestras historias se han madurado para volverse creencias invisibles muy arraigadas y comprendemos y respondemos al mundo a través de la percepción distorsionada de nuestras historias. Respondemos a estas creencias y los sentimientos que generan inconscientemente y en piloto automático.

Cargamos con estas historias como maletas atiborradas que curvan nuestras espaldas, nos hacen cojear y reducen nuestras posibilidades. Limitan nuestras vidas. Eliminan la alegría de nuestras vidas. Estas creencias pueden y muchas veces consiguen sabotear nuestras relaciones, nuestro éxito en el trabajo, incluso nuestra felicidad y bienestar. En esencia, estas creencias limitan nuestras vidas.   

Comparto un ejemplo, entre muchos, de mi propia vida:

Creía durante muchos años que “es mejor ser temido que amado”. Recuerdo llegar a esta conclusión con 12 años de edad.  No tengo ningún recuerdo de haber experimentado amor por parte de mis padres. Los asilos para niños en los que vivía fueron violentos y llenos de niños (de 6 hasta 16 años) traumatizados. Yo fui uno de ellos. Percibía el mundo como un lugar aterrador y hostil. Tenía miedo… En aquellos sitios había poco lugar y poca oportunidad para experimentar el amor. Para proteger a mis hermanos más jóvenes, y para protegerme a mí mismo, el miedo fue la clave. Sentí en el fondo de mis entrañas que si las personas me tenían miedo, me dejarían a mí y a los míos en paz. Esta creencia y el comportamiento resultante me fueron útiles en esas circunstancias y en ese momento de mi vida, pero posteriormente constituían un desastre absoluto en mis relaciones de pareja. Estaba propenso a ser demasiado complaciente o bien brusco, nada amable y muchas veces distante. A medida que aprendí a meditar, practicar otras disciplinas y experimentar otros procesos, asumí responsabilidad por mí mismo y empecé a ver mis propias narrativas por lo que fueron: creencias inconscientes que me limitaban. No me gustó lo que vi. Sin embargo, cuando empecé a observarlas con curiosidad abierta y amabilidad hacia mí mismo, perdieron su poder. La compulsión fue reemplazada por la elección.

Tendemos a pensar en nuestros recuerdos como una especie de grabación de video de eventos del pasado. Nada podría estar más lejos de la verdad. La tecnología moderna que nos permite observar el funcionamiento del cerebro en vivo ha demostrado que mucho de lo que creemos que son recuerdos es más parecido a un acto de imaginación –  recordar un cuento, nuestra historia. El recuerdo del pasado es muy parecido a imaginar el futuro. Es decir hasta nuestros recuerdos están condicionados por el prisma de nuestra historias.

Nuestra vida es un reflejo de nuestros pensamientos. Nuestros pensamientos son la manifestación de nuestras historias.

Hemos creado estas historias, somos responsables para estas historias, entonces, ¿Por qué no cambiar la historia, verla por lo que es, elegir una historia mejor y cambiar de víctima a héroe?

Entonces, ¿Cuáles son las creencias que te limitan?

Si fueras a evaluar tu vida, ¿sentirías que vives según tu mayor propósito o pasión? Si la respuesta es no o si no estás seguro, siguen unas preguntas que podrías hacer:

  1. ¿Quién soy?
  2. ¿A qué me dedico?
  3. ¿Por qué hago lo que hago? ¿Por qué me dedico a lo que me dedico?
  4. ¿Cuál va a ser mi mayor legado?
  5. ¿Qué creo sobre mí que sea verdad?
  6. ¿Qué es lo que gano con las creencias sobre mí que me limitan?
  7. ¿Cuáles son las sanciones, límites causados por mis creencias sobre mí mismo?
  8. ¿Puedo identificar las creencias que tengo sobre mí mismo?
  9. ¿Qué estoy dispuesto a creer sobre mí mismo que apoyaría mi vida mejor?
  10.  ¿Qué creencia guardo sobre mí mismo que en estos momentos impide que consiga lo que merezco?
  11.  ¿Qué acción, medidas puedo tomar para aceptar y quererme a mí mismo plenamente por quien soy ahora?

Es sólo cuando nos tomamos el tiempo de preguntar intencionadamente quiénes somos, qué creencias guardamos sobre nosotros mismos y cómo nos va la vida cuando empecemos el proceso de responsabilidad plena y completa por nosotros mismos y nuestras vidas.

Asumir responsabilidad por nuestras vidas incluye entender por qué hemos hecho las elecciones que hemos hecho, entendiendo que nuestras creencias limitantes conducen la mayoría de nuestros comportamientos.

Existen 2 comentarios

  1. Me gusta mucho leer los correos vuestros, de hecho los voy guardando, por si se me apetece volver a leerlos.
    Muchas gracias a todo el equipo.
    Charo Vidal.

Deja un comentario

SORTEAMOS 2 PLAZAS EN RETIRO DE RESILIENCIA EN CANTABRIA

SORTEAMOS 2 PLAZAS EN RETIRO DE RESILIENCIA EN CANTABRIA

Sorteamos dos plazas en nuestro retiro de 3 días de "Resiliencia - Mindfulness y mucho más" en Cantabria entre todos los que nos den su consentimiento antes del 25 de Mayo para recibir nuestros boletines. 

El sorteo será el 30 de Mayo. El premio consistirá en dos plazas gratis en cualquiera de los retiros de 3 días programados durante este año 2018. Las dos personas ganadoras (una plaza por persona) se anunciarán en el blog de nuestra página web el 1 de Junio. También serán avisadas personalmente por correo electrónico.


Para participar, introduce tu email y pincha en el botón "Accede". Pon de nuevo tu correo electrónico (nombre y apellidos no es necesario). Haz click en la casilla "Email"  para otorganos tu consentimiento y luego "Suscribirse a la lista". Si ya has dado tu consentimiento antes no es necesario hacerlo nuevamente; ya estás participando en el sorteo.

¡Te has suscrito correctamente!