Ego

La trampa del materialismo espiritual

Chogyam Trungpa (que falleció en 1.987) sigue siendo un profesor importante para mí. Popularizó la frase “materialismo espiritual”. El término describe una experiencia común; es lo que ocurre cuando le das a tu ego el trabajo de buscar tu verdad.

Tu ego, con su deseo de tener razón y control siempre, con su necesidad de ser la estrella del espectáculo, felizmente acepta la responsabilidad de esta búsqueda. Pero, por ser el ego, cualquier sabiduría espiritual se emplea sólo para inflarse a sí mismo. Por ejemplo, después de haber asistido a algún retiro sobre el crecimiento personal el ego se infla de orgullo: “yo soy mucho más maduro espiritualmente que esos otros ignorantes.” El deseo de compartir conocimientos sale de un deseo de elevar su estatus – ser considerado como alguien especial, más avanzado.

Al ego le encanta escucharse: “Mírame a mí, soy tan “cool” y espiritual.” Esto puede resultar en ira y frustración cuando nadie más quiere jugar a este juego, cuando nadie más quiere verte tal como tu ego quiere que te vean.

En las palabras de Ralph Waldo Emerson:

“Lo que haces suena tan fuerte que no puedo oir lo que dices.”

La consecuencia de esta actitud es que no aprendes nada; no cambias nada pero el ego es entretenido mientras imitas una práctica espiritual con su sentido falso de estar esmerándose, avanzando y sobre todo elevando su estatus. Es decir, adopta todas las formas pero poco de la esencia.

El ego quiere sentirse grande e importante y no incómodo, humilde y paciente. Así, que cuando las cosas se vuelven incómodas, nos hartamos y dejamos de practicar y pasamos al próximo taller de crecimiento personal “cool”, otro tipo de “ego-food (alimentación del ego)”. En los años ochenta existía una frase que resumía esto perfectamente: “Been there, done that, bought the t-shirt”. (He estado allí, he hecho esto y he comprado la camiseta”.)

La verdadera espiritualidad consiste en un desmontaje constante del ego y su gestión frenética de tu viaje espiritual, disolviendo el sentido de separación igual que la niebla matutina en el valle.

La espiritualidad significa dar un paso fuera de la estrechez del ego y de su sentido falso de la separación. Se trata de tener un sentido de estar vivo y, conexión a la experiencia de “the bigger picture” (la visión global). Significa experimentar un sentido tanto de la insignificancia como de la inmensidad de todo todo esto imbuido de un sentido de asombro, agradecimiento y me atrevo a decir amor.

Darle a tu ego el trabajo de gestionar tu viaje espiritual es igual que pedirle a un zorro que cuide de tus gallinas.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.