LA MUERTE

MUERTE Y MORIR

Sólo hay dos cosas que sé con certeza en esta vida: que voy a morir y que no sé cuándo. Cada vez que planteo este tema a las personas que asisten a nuestros cursos, me encuentro con suspiros, ojos en blanco o comentarios como: “¡Es un poco fuerte!”, “¡Es un poco deprimente!”. Y sin embargo, vivir con esta realidad a mano me da poder para vivir mi vida más intensamente. Me ayuda a comprender lo que es importante y lo que no. Puedo dejar de lado mi necesidad de tener razón siempre y en vez de esto, estar presente y conectado. Los colores son más brillantes; todo está más claro,  más nítido. Siento un inmenso sentimiento de agradecimiento por esta vida maravillosa: estar vivo, poder ver y apreciar el amor, la conexión, el dolor, la felicidad, la tristeza, es decir, ¡para todo! En todo su esplendor. ¡Qué regalo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.