Nohuyasconocete

¡NO HUYAS, CONÓCETE!

MINDFULNESS Y LA SABIDURÍA DE QUE “NO PUEDES ESCAPAR”

 Cuando intentamos escapar de nuestros propios sentimientos creamos sufrimiento.

Todos los seres humanos quieren disfrutar de felicidad y evitar sufrimiento. Esto no es tan difícil si la causa del sufrimiento se encuentra fuera de ti. Por ejemplo, en el caso de un perro feroz que bloquea tu camino o comer un plato de comida contaminado, te convendría evitar tales fuentes de sufrimiento innecesario (si no tienes una razón especial por no hacerlo). Todo lo que se requiere es simplemente huir del problema.

 Pero, ¿qué podemos hacer cuando la cosa de la cual queremos escapar yace dentro de nosotros? No podemos simplemente huir de algo que es parte de nosotros. En vez de esto, intentamos taparlo, resistirlo, forzarlo abajo de nuevo al sitio dónde surgió – cualquier cosa que no sea aceptar o acercarnos a ello… pero igual que el dicho “todo lo que sube, baja”, también lo que baja subirá de nuevo. Cuando elegimos forzar hacia abajo, ignorar o suprimir nuestros sentimientos, entramos en un juego de “guaca-mole” emocional y mental. Nada más dar con el martillo a un sentimiento no querido, otro levanta la cabeza para burlarse de nosotros. Todo este proceso se vuelve frenético y cansa mucho a medida que tenemos que emplear cantidades cada vez más grandes de energía para suprimir lo que nos asusta y cosas que preferiríamos no reconocer, aceptar ni querer ver incluso.

Cuando vivimos de esta manera nos encontramos conducidos por nuestros temores en vez de por los deseos de nuestra propia naturaleza. Dedicamos nuestras vidas a buscar distracciones. Puede que incluso intentemos gestionarnos con sustancias químicas y como consecuencia causamos aún más sufrimiento.

Imagina lo relajante que podría ser hacernos amigos de aquellas cosas que tememos, invitarlas a tomar algo, charlar y llegar a conocerlas. Podríamos incluso encontrarnos agradablemente sorprendidos ya que seguro, tienen algo útil que decirnos o enseñarnos. Es bastante probable que descubramos que nuestro miedo y reacción siguiente no fueron más que nuestro piloto automático emocional basado en viejos hábitos y percepciones inconscientes.

Puede que lo que nos hace sentirnos incómodos tenga el mayor potencial para conseguir verdadera felicidad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.