ABSTENERSE DE BEBER ALCOHOL DURANTE UN MES

ABSTENERSE DE BEBER ALCOHOL DURANTE UN MES

En el Reino Unido, en los últimos años ha surgido una tendencia creciente que es abstenerse de beber alcohol durante el mes de enero. Hay dos objetivos. El primero es desintoxicarse después de un mes de consumo excesivo/abusivo de alcohol. El segundo que en mi opinión es francamente absurdo, es para demostrar que tienes control sobre tu consumo de alcohol.  Cualquier persona que necesite demostrar su control, en realidad ya ha perdido el control y está intentando recuperarlo. Nunca he conocido a nadie que, por ejemplo, renuncie a comer mangos durante un mes para demostrar que tiene el control de su relación con los mangos.

Os ofrezco este artículo que apareció en el periódico británico “The Guardian”, de Amy Fleming. Lo he traducido. Las cursivas son mis palabras. Hay que tomar en cuenta que la autora es bebedora y lleva las distorsiones de percepción que crea el alcohol.  Puedes encontrar el articulo original aquí:

https://www.theguardian.com/lifeandstyle/2019/jan/27/hangxiety-why-alcohol-gives-you-a-hangover-and-anxiety

 

Si está esperando su primera bebida alcohólica después de un enero seco, tenga cuidado: puede parecer amarga – dulce. Puede sentir que merece una bebida alcohólica después de resistirla todo el mes, pero ¿has olvidado lo que te sientes al despertarse atormentado por las preocupaciones sobre lo que dijiste o hiciste la noche anterior? Estos sentimientos de culpa y estrés posteriores al consumo de alcohol se han vuelto conocidos coloquialmente como “el resacón ansioso”. ¿Pero qué los causa?

David Nutt, profesor de neuropsicofarmacología en el Imperial College de Londres, es el científico que fue despedido en 2009 como el principal asesor de drogas del gobierno por decir que el alcohol es más peligroso que el éxtasis y el LSD. (En el mismo estudio Nutt dijo que la heroína, el crack-cocaína y el crystal-meth fueron considerados peores para las personas. El alcohol vino después. El alcohol salió peor en general – sumando los daños a nivel personal, la familia, laboral, la sociedad).

Le digo que siempre asumí que mi estado de ánimo bajo de la mañana “después de”  era el resultado de que mi cerebro se había marchitado como una pasa a través de la deshidratación inducida por el alcohol. Cuando Nutt explica la mecánica de cómo el alcohol causa ansiedad agobiante, pinta una imagen aún más desagradable.

El alcohol, dice, ataca al receptor Gaba (ácido gamma-aminobutírico), que envía mensajes químicos a través del cerebro y el sistema nervioso central para inhibir la actividad de las células nerviosas. En pocas palabras, “calma la actividad del cerebro, reduciendo la excitación neuronal al hacer que se disparen menos neuronas. “El alcohol estimula a Gaba, por experimentas la falsa sensación de relajación y alegría cuando bebes”, explica Nutt.

Las dos primeras copas te adormecen en un estado que parece a la relajación, inducido por Gaba. Cuando llegas a la tercera o cuarta bebida, se produce un “aflojamiento” del cerebro: empiezas a bloquear el glutamato, el principal transmisor excitador en el cerebro. “Más glutamato significa más ansiedad”, dice Nutt. “Menos glutamato significa menos ansiedad”. Por eso, dice, “cuando las personas se emborrachan, se sienten menos ansiosas que cuando están un poco borrachas”. El alcohol no solo reduce el parloteo mental en tu cerebro al estimular Gaba, pero reduce aún más tu ansiedad al bloquear el glutamato. En tu estado de alegría falsa, probablemente sentirás que todo este bien, pero estarás horriblemente equivocado.

El cuerpo registra este nuevo desequilibrio en las sustancias químicas del cerebro e intenta corregir las cosas. Es un poco como cuando comes muchos dulces y tu cuerpo se pone en modo “turbo” que produce un subidón de insulina para que los niveles de azúcar en la sangre bajen a la normalidad; Tan pronto como los dulces han sido digeridos, toda esa insulina ahora provoca un bajón de azúcar en la sangre. Cuando estás borracho, tu cuerpo tiene la misión de reducir los niveles de Gaba a la normalidad y hacer que el glutamato vuelva a subir. Por lo tanto, cuando estas entre bebida y bebida (por ejemplo, el día siguente), terminas con una función de Gaba anormalmente baja y un aumento en el glutamato, una situación que conduce a la ansiedad.

El cerebro puede tardar uno o dos días en volver al status quo, razón por la cual el pelo de un perro es tan atractivo. “Si has bebido mucho durante mucho tiempo el cerebro podría tardar unas semanas en readaptarse.”

Para aumentar el sufrimiento, la ansiedad generalmente se activa cuando estás tratando de dormir con el alcohol. “Si mides el sueño cuando la gente está borracha, se van a dormir rápido. Se duermen más profundamente de lo normal, razón por la cual a veces se mean la cama o tienen terrores nocturnos. Luego, después de unas cuatro horas, comienza la retirada, que es cuando te podrías levantar temblando”.

Los desequilibrios en Gaba y el glutamato no son el único problema. El alcohol también causa un pequeño aumento de la noradrenalina, conocida como la hormona de lucha o huida (miedo). “La noradrenalina suprime el estrés cuando lo toma por primera vez y lo aumenta en la abstinencia”, dice Nutt. “La ansiedad severa puede considerarse una oleada de noradrenalina en el cerebro”.

Otra causa clave de la ansiedad es no poder recordar las cosas mortificantes que estás seguro de haber dicho o hecho cuando estabas ebrio, otro resultado de sus niveles de glutamato comprometidos. “Necesitas glutamato para crear tus recuerdos”, dice Nutt, “y una vez que tomas la sexta o séptima bebida, el sistema de glutamato se bloquea, por lo que no puedes recordar cosas”.

Si esto no te suena, puede ser porque la falta de ansiedad no nos afecta a todos por igual, “Las personas que eran más tímidas tenían niveles mucho más altos de ansiedad [al día siguiente] que las personas que no eran tímidas”.

Una teoría acerca de por qué las personas muy tímidas podrían correr un mayor riesgo de sufrir la ansiedad es la posibilidad de que el efecto de balance del alcohol en los niveles de Gaba sea más pronunciado en ellos. Sus niveles básicos de Gaba pueden ser más bajos para empezar,

Sin embargo, los hallazgos del estudio tienen implicaciones más amplias: después de todo, la mayoría de los bebedores recurren al alcohol como lubricante social hasta cierto punto.

La mala noticia es que parece que hay poco que pueda hacer para evitar la sensación de cansancio que no sea beber menos, y quizás tomar analgésicos: al menos aliviarán su dolor de cabeza. “Teóricamente, el ibuprofeno sería mejor que el paracetamol”, dice Nutt, “porque es más antiinflamatorio, pero no sabemos cuánta resaca es causada por la inflamación. Es algo en lo que estamos trabajando, tratando de medir eso.”

“La industria sabe que [el alcohol] es una sustancia tóxica y adictiva Si se descubriera hoy, sería ilegal como producto alimenticio “.