PARADOJA 3

PARADOJA 3

Cuanto más amor das, tanto más recibes.

En el reino de la mente racional, el amor escasea. Tenemos que tener cuidado en cuanto a quién querer o cuánto en el caso de que nos quedemos sin.

Cuanto más amor das, tanto más amor experimentarás. Cuanto más amor tienes, tanto más recibirás. Para recibir amor, tienes que darlo. Para poder darlo, tienes que aprender a quererte a ti mismo primero porque si no te quieres a ti mismo, tendrás poco o nada de amor para los demás. Antes me odiaba a mí mismo. Tenía que enseñarme a mí mismo cómo quererme. Una vez  hice esto, descubrí tanto amor dentro de mí que a veces sentía que si no se lo daba a otros, explotaría. Esto es cuando descubrí que cuanto más amor daba, tanto más experimentaba el amor y tanto más amor me era devuelto a mí.