PROGRAMA BONIFICABLE

Presentamos…

Molloy’s Mindful Reset
Mindfulness y cómo resetear la vida

Un programa completo y exclusivo para sobrevivir y prosperar en estos tiempos de incertidumbre.

Está bien documentado y extensamente aceptado que la ansiedad, el estrés y la depresión son las principales causas de absentismo en el lugar de trabajo. Igualmente importante pero más difícil de cuantificar es el presentismo cuando, aunque el trabajador padezca de estrés, ansiedad o depresión, por miedo, sigue acudiendo a su puesto de trabajo; sin embargo, su efectividad se ve reducida en gran medida – bajando tal vez hasta el 50% de su capacidad. Todas estas situaciones tienen un impacto negativo serio en el funcionamiento y la rentabilidad de una empresa.

A veces estas situaciones están provocadas por problemas estructurales u organizacionales que pueden ser corregidos después de un estudio y análisis (pej. estudios psico-sociales). Sin embargo, poniendo a un lado todas las otras condiciones, el aspecto más importante es la capacidad que tiene cada trabajador para gestionar sus propias actitudes, niveles de estrés y ansiedad.

“Mindfulness significa prestar atención de una manera especial:
Prestar atención al momento presente, intencionalmente y sin juzgar.”

Geoffrey Molloy “Mindfulness en el Ámbito Laboral”. Programa nacional en Iberdrola

Mindfulness no es un lujo…

El beneficio de la práctica con atención plena (mindfulness) es que te permite percibir los detalles con nuevos ojos y a la vez con una mejor conexión y apreciación de la visión global.

Los conocimientos, la información y cómo empleamos nuestras mentes se valora cada vez  más que cuántas cosas fabricamos cada hora. Son ideas lo que necesitamos: Invención, Innovación, Creatividad; esto es el combustible de nuestra economía global en constante y rápido cambio. A pesar de esto, el mundo del trabajo sigue operando en base de antiguas nociones de productividad: trabaja más rápido, piensa más rápido y emplea tantas “tecno-herramientas” como puedas para aumentar tu efectividad. ”Don de gente” incluso en esta época de “inteligencia emocional” se espera de las personas como algo que deberían tener naturalmente, cuando podría ser necesario enseñárselo.

Peter Drucker en el libro que escribió en 1968 “La Era de la Discontinuidad” dijo: “Una percepción entrenada y unas emociones disciplinadas son igual de pertinentes a la capacidad de ganarse la vida como lo son para la personalidad humana madura.

Las personas que son capaces de ver las cosas con claridad, aumentan su ventaja sobre aquellas que son incapaces de salir de las maneras habituales de cómo percibían las cosas en el pasado – especialmente cuando tienen que hacer frente al caos.

 “Los mandos tienen que aprender a gestionarse a sí mismos.” Aun así, la enseñanza de la gestión y el liderazgo siguen centrándose en gran medida en lo externo, racional y técnico, mientras que los muchos cambios y presiones del mundo del trabajo del siglo 21 parecen pedir a gritos una estrategia más integral. Cultivar los aspectos perceptuales emocionales e interpersonales de los seres humanos – todos elementos claves de la práctica de mindfuness – fortalece las habilidades que necesitamos para vivir y trabajar con efectividad.

Mindfulness llena una brecha que hemos sentido que existe desde hace mucho pero poco entendida en la enseñanza de ejecutivos y empresarios.

Mindfulness favorece la innovación y soluciones creativas. Las personas que asisten a los programas de mindfulness empiezan a descubrir el funcionamiento de sus propias mentes, dándose cuenta de cómo los filtros en sus mentes afectan percepciones, decisiones y estrategias. Empiezan a volverse más conscientes de las nociones y motivaciones preconcebidas – el “piloto automático mental” – que les acompaña cuando entran en una sala, una reunión o tienen que dar un discurso. Cuando aprenden a apartar estos filtros, descubren que son más abiertos y receptivos a las ideas de otras personas y más dispuestos a escuchar y aprender. Se vuelven más receptivos a un conjunto mayor de posibilidades. No sólo piensan fuera de la caja; a veces tiran la caja del todo.

Mindful meditación no es un lujo; es una parte fundamental de la vida: el saber cómo evitar que  nuestros pensamientos nos controlen, que veamos la mente racional como “el sirviente fiel” en vez del “jefe”. Desafortunadamente, la mayoría de las personas dedican más dinero, tiempo y esfuerzo en su peinado que en aprender a gestionar mejor su mente.

Para muchas personas Mindfulness como manera de organizar la vida se ha vuelto imperativo. “Para verdaderamente ser una empresa duradera, para tener éxito en ambientes complejos y con cambios constantes y rápidos, las personas necesitan poder asumir muchas perspectivas,” dice. “Necesitas tener puntos de vista e innovaciones múltiples  que cambian el mundo  de manera prolongada. De manera que se necesita tener un conjunto de prácticas que nos renueven y reafirmen a lo largo de este viaje.” Desde mi punto de vista, las organizaciones que pueden integrar mindfulness como valor profundo tienen más probabilidad de tener éxito a lo largo plazo.

Experiencia de más de 20 años y en más de 700 empresas.

Nuestra implantación de este programa durante tiempos de cambio significativo en corporaciones nacionales y multinacionales significa que debería estar hablando con nosotros.

Beneficios de un Mindful Company:

Los beneficios de “Mindfulness” no están en duda. Existen más de 300 estudios científicos que demuestran estos beneficios, entre los cuales están incluidos los siguientes:

  • Aumenta la resistencia a la depresión
  • Reduce la ansiedad
  • Mejora la concentración
  • Mejora la creatividad
  • Previene accidentes
  • Aumenta la paz interior
  • Que cada uno asuma la responsabilidad de su propio bienestar emocional.
  • El cambio es inevitable; se trata de aprender a vivir más cómodamente con él, se trata de saber gestionarlo.
  • Se trata de conseguir una percepción más flexible para mejorar nuestra respuesta ante cualquier situación.
  • Cuando mejoramos cómo escuchamos, mejoramos nuestro entendimiento de las situaciones.
  • Nos volvemos más conscientes de nuestro estado emocional y más capacitados para controlar y gestionarlo.
  • Conseguimos tener tendencia a ser menos distraídos.
  • Mejoramos la concentración.
  • Mejoramos la relación que tenemos con compañeros de trabajo, la familia y amigos.

La técnica de Mindfulness:

Las técnicas de mindfulness y las actitudes relacionadas se aprenden y se practican fácilmente. Se ha demostrado científicamente que traen beneficios medibles a muchos aspectos de la vida, incluyendo pero no limitando a lo siguiente: conciencia de uno mismo, regulación de emociones, la gestión del estrés, la creatividad, consiguiendo mejorar nuestras relaciones y nuestra salud.

Esta información describe cómo las técnicas de mindfulness y meditación y lo que es más importante – sus beneficios – pueden incorporarse en su empresa.

Aunque esta técnica lleva practicándose de modo continuo en muchos sitios del mundo durante al menos 2.500 años, es sólo durante los últimos veinte años que la Mindfulness Meditation ha sido el objeto de más de 300 estudios científicos serios en las universidades más importantes del mundo. Estos estudios demuestran mejoras medibles como por ejemplo: mejora en la concentración, mayor creatividad, una reducción en la ansiedad y en el estrés y una mejora en las relaciones inter-personales . Se puede leer más información sobre lo que es “Mindfulness” cerca del final de este documento.

Una empresa u organización puede hacer todo lo posible para crear condiciones favorables para el bienestar y la productividad de sus trabajadores, pero el factor clave son las propias habilidades del trabajador para gestionar sus emociones, su propia habilidad de gestionar su atención y emociones.

La vida consiste en una serie de problemas que pueden traer incomodidad o incluso dolor pero que este dolor o malestar se convierta en sufrimiento está en las manos del individuo.

Las habilidades principales involucradas en establecer metas, analizar, planificar y esforzarse no son las mismas habilidades requeridas para equilibrio emocional y un sentido de bienestar.

Este programa puede ser ajustado – hasta cierto punto – a las necesidades especiales de su empresa. Nos podemos centrar, por ejemplo, en aprender herramientas para vivir más cómodamente con el cambio y saber gestionarlo mejor; o en mejorar el trabajo en equipo, la comunicación, asumir la responsabilidad o mantener una percepción más flexible. Si quiere comentar sus necesidades en más detalle, rogamos contacte con nosotros.

Disfrutamos de un elevado nivel de bienestar material en nuestra sociedad y más personas que nunca declaran que ser feliz es el objetivo de su vida. Irónicamente, sin embargo, los niveles de depresión, ansiedad crónica y otras enfermedades relacionadas parecen estar batiendo records. Esto se ve mucho en el lugar del trabajo.

Un estudio reciente demostró que aproximadamente el 70% de visitas a la consulta del médico de cabecera están relacionadas directa o indirectamente con el estrés y la ansiedad. Este estrés o ansiedad muchas veces se manifestará por ejemplo como problemas digestivos, cardiovasculares, de espalda; una respuesta inmunológica mermada, migrañas, problemas de sueño; problemas en concentrarse, etc. Todo esto puede manifestarse en un deterioro en calidad en todos los otros aspectos de la vida: relaciones, sentido de bienestar, motivación y por tanto, la productividad.

El nivel del absentismo relacionado con el estrés y la ansiedad es más elevado que nunca. Sin embargo, mucho más difícil de detectar y cuantificar es el presentismo. El presentismo ¿qué es? Cuando una persona está “enfermo” pero (normalmente por un sentido de inseguridad) irá al trabajo pero muchas veces con un rendimiento reducido con el inevitable impacto negativo en compañeros de trabajo y por tanto en la productividad.

El hecho es que vivimos en tiempos de cambio rápido y acelerado. Estamos bombardeados de más datos que nunca; los trabajos ya no son de por vida; hay cada vez más presión para aumentar la productividad; vivimos en una situación nombrada “Choque Futuro” por Alvin Toffler que definió como “demasiado cambio en un período de tiempo demasiado corto.”

Muchas empresas han pensado cuidadosamente en el bienestar de sus trabajadores y les han proporcionados beneficios materiales excelentes.  Esto tiene un efecto positivo pero en esencia se trata de “más de lo mismo” y tiene sus raíces en la misma manera de pensar responsable del problema en los principios, al menos parcialmente.

La mayoría de nosotros tenemos poca o ninguna formación en cómo gestionarnos a nosotros mismos en tal entorno. De hecho, la mayor parte de la formación y enseñanza que hemos recibido fue preparación en un mundo bastante diferente del mundo en que nos encontramos. Muchas de las herramientas y estrategias que nos han servido hasta ahora necesitan ser revisadas.

En las palabras de Albert Einstein:

“No puedes resolver un problema empleando la misma manera de pensar que creó el problema en los principios”.

¿Qué es “Mindfulness”? ¿Qué significa prestar atención con intención?

En primer lugar, mindfulness involucra prestar atención con intención. Mindfulness trata de dirigir nuestra conciencia de modo consciente. A veces (me incluyo a mí mismo) hablamos del “mindfulness” y “ser consciente” como si fueran términos intercambiables pero no es conveniente acostumbrarse a hacer esto. Puede que sea consciente de que estoy irritable, pero esto no significaría que sea mindful de mi irritabilidad. Para ser mindful tengo que volverme consciente de mí mismo intencionadamente, no consciente vagamente o de modo habitual, sabiendo que comer por ejemplo no es lo mismo que comer con mindfulness.
Sigamos examinando el ejemplo de comer algo más. Cuando somos intencionadamente conscientes del comer, estamos conscientemente conscientes del proceso de estar comiendo. Nos fijamos intencionadamente en las sensaciones y en la manera en la que respondemos a estas sensaciones.
Observamos cómo la mente se deja volar y cuando lo hace, intencionadamente dirigimos de nuevo nuestra atención al objeto contemplado.  Cuando comemos sin mindfulness, puede que en teoría seamos conscientes de lo que estamos haciendo pero es probable que estemos pensando en cien y unas otras cosas a la vez; puede que también estemos mirando la televisión, hablando o leyendo – ¡o incluso las tres cosas! De manera de que seamos muy poco conscientes o absorbidos con el comer; puede que seamos apenas conscientes de las sensaciones físicas e incluso aún menos conscientes de nuestros pensamientos y emociones.
Por estar sólo tenuemente conscientes de nuestros pensamientos, se dejan volar de una manera ilimitada. No hay ninguna intención consciente de redirigir nuestra atención al proceso de estar comiendo. No hay un propósito claro.
Guiar tu atención intencionadamente es una parte muy importante de mindfulness. Tener la intención de permanecer con nuestra experiencia, que sea la respiración o una emoción en particular, o algo tan sencillo como el comer, significa que estamos formando la mente de manera activa.

Contacta si quieres más información.

Prestar atención “en el momento presente”

Si se deja ir a su aire, la mente se deja volar a través de todo tipo de pensamientos – incluyendo pensamientos que expresan ira, añoranza, depresión, venganza, lástima de uno mismo, etc. A medida en que nos dejamos enredar en este tipo de pensamientos, reforzamos esas emociones en nuestros corazones y nos hacemos sufrir a nosotros mismos. Generalmente estos pensamientos son sobre el pasado o el futuro. El pasado ya no existe. El futuro es simplemente una fantasía hasta que ocurra. El único momento que podemos experimentar realmente – el momento presente – es el momento que parece que evitemos más.
De manera que cuando somos mindful nos preocupamos de fijarnos en lo que está ocurriendo ahora mismo. Esto no significa que ya no podemos pensar en el pasado, ni en el futuro, sino que cuando lo  hacemos lo hagamos de modo mindful para que estemos conscientes que ahora mismo estemos pensando en el pasado o en el futuro.

Sin embargo, en Mindfulness Meditation, nos preocupamos con lo que está surgiendo en el momento presente. Cuando los pensamientos sobre el pasado o el futuro nos alejan de nuestra experiencia del  momento presente y nos perdemos en nuestros pensamientos, intentamos fijarnos en esto y devolver nuestra atención al aquí y ahora.
Cuando alejamos nuestra atención intencionadamente de tales pensamientos y hacia el “ancla” de nuestra experiencia del momento presente, disminuimos el efecto que podrían tener en nuestras vidas y creamos por tanto un espacio de libertad donde la tranquilidad y la alegría pueden crecer.

Prestar atención sin juzgar:

Mindfulness es un estado en el cual no reaccionamos con las emociones. No juzgamos que esta experiencia sea buena o aquella experiencia – mala. O si nos encontramos criticando, simplemente nos fijamos en ello y soltamos las críticas conscientemente. No nos disgustamos por estar experimentando algo que preferiríamos no estar experimentando o porque no estamos experimentando algo que preferiríamos estar experimentando. Simplemente aceptamos todo lo que podría surgir. Lo observamos con mindfulness. Observamos cómo surge, cómo nos atraviesa y cómo finalmente cesa de existir. Da igual que sea una experiencia agradable o una experiencia dolorosa, la tratamos de la misma manera.
A nivel cognitivo mindfulness reconoce que ciertas experiencias son agradables y otras desagradables – simplemente no reaccionamos a ellas emocionalmente. Esto se llama “ecuanimidad” – tranquilidad, equilibrio mental.

Geoffrey Molloy presenta Mindfulness en la DIADA de la Societat Catalana de Salut Laboral

Si Mindful Meditation es tan efectiva, ¿por qué no ha sido adoptado ya extensamente?

1º El paradigma que utiliza nuestra sociedad hacia la salud se puede resumir mediante la expresión, “Tómate algo”.  Hasta hace poco las personas han tenido una fe ciega en soluciones farmacológicas para todo tipo de problemas relacionados con el estrés, a pesar del hecho de que muchos estudios independientes de universidades eminentes demuestran que muchos de estos fármacos no son más efectivos que un placebo.

2º Nos enseñan desde la infancia, casi exclusivamente, que para conseguir cualquier cosa en esta vida, debemos trabajar y esforzarnos cada vez más. Estamos enfocados en hacer algo constantemente. Mientras que esta estrategia puede ser muy útil en muchas situaciones, cuando se trata de gestionar la salud y bienestar emocional hay muchas otras situaciones en las que esforzarse puede empeorar las cosas. Para conseguir duraderos cambios y plena salud emocional y mental tenemos que saber no sólo cómo hacer las cosas, sino también, lo que es aún más importante, saber cómo ser y cómo observar para entender y aceptar. Por esta razón mindfulness y la meditación parecen extraños para algunos, ya que parecen no encajar en ningún sitio dentro del paradigma occidental tradicional.

3º Malentendidos. Cuando la mayoría de las personas piensan en la meditación, lo que les viene automáticamente a la mente son monjes vestidos de naranja, cabezas rapadas, cantando mantras y ocupados en otras actividades esotéricas. Esto puede ser fácilmente malentendido y rechazado. Lo que se necesita es que se traduzcan estas técnicas excelentes y efectivas en un formato fácilmente entendible para una persona que vive en una sociedad post-industrial con todas las restricciones de tiempo implicadas. Este curso cumple este objetivo.

Durante los últimos veinte años, muchas de las universidades importantes han estudiado el efecto de mindfulness y la meditación y han confirmado lo que las personas que los practican llevan sabiendo desde hace años, que son muy efectivos no sólo en la gestión del estrés y de la ansiedad, sino también como un tratamiento muy efectivo para la depresión. Otros efectos incluyen una mejora en nuestras relaciones (a nivel personal y laboral), una creatividad mejor, una mejora en la capacidad de tomar decisiones y mayor capacidad para vivir con cambios. En otras palabras, hace más felices a las personas. Las personas  más felices también tienden a ser más productivas.

Para más información:

rhea@esfacilsisabescomo.com

Geoffrey@esfacilsisabescomo.es

Móvil: 655882160