Dormir Mejor

¿Qué hacer con eso que no nos deja dormir?

¿Qué hacer con esos sentimientos o pensamientos molestos que no nos dejan dormir por la noche?

Te despiertas por la noche. La niebla del sueño se levanta y acto seguido, sentimientos no resueltos o pensamientos molestos suben a la superficie de tu consciencia. Te sientes inquieto, intranquilo. Tu primera reacción, entendiblemente, es apartar lo que sea: “no quiero pensar en esto ahora, tengo que dormir.” O si es demasiado incómodo entonces la atracción de una distracción como ver la TV, leer o mirar tu móvil parece irresistible.

En este primer momento de tomar consciencia, surge una elección también. Te recomiendo lo siguiente: que en vez de reaccionar en piloto automático y hacer lo que sueles hacer de costumbre (intentar no sentir nada, ir directamente a la distracción o simplemente regañarte a ti mismo por no saber cómo dormir bien o por lo que deberías haber hecho o no deberías haber hecho o por lo que podría ocurrir o no ocurrir)…; en vez de tambalearte sin pensar, ciegamente a la comodidad de tu reacción habitual de piloto automático, haz una pausa y con curiosidad abierta fíjate en tu respiración y con bondad pregúntate a ti mismo/a, “¿Qué está pasando ahora mismo? ¿Cómo se está manifestando esta inquietud en mi cuerpo y mente?”

A medida que te acercas a tu inquietud, puede que te fijes en que el deseo por distraerte vuelve, un poco más fuerte, un poco más urgente, pero en vez de seguirlo simplemente fíjate en el deseo de reaccionar mientras que te quedas con el sentimiento y emplea tu respiración para volver plenamente al momento presente.

Si observas tus sentimientos/sensaciones corporales con curiosidad abierta y bondad, acabarás reconociendo la raíz de tu inquietud (puede que sea ira, miedo o tristeza). Sea lo que sea… respira con ello, con lo que sea que está ocurriendo. Dale espacio para que surja, exista y desvanezca dentro del espacio infinito de tu consciencia, tu mente observadora. Cuando todo esto ha pasado, tú, el observador/a permanece.

Deja un comentario