Ruta Del Cares

Soy un simio feliz

Los momentos más maravillosos de la vida ocurren sólo si estamos allí para apreciarlos. Las mejores cosas de la vida no son cosas.

He pasado el sábado caminando por la Ruta del Cares. Los primeros dos kilómetros y medio, son un camino constante y cuesta arriba, todo a la luz del sol brillante y caliente. Mi corazón bombeando, el sudor empapándome a través de mi camiseta. Las vistas inspiradoras mezcladas con un toque de vértigo, los pies crujían sobre la superficie pedregosa, todo contrastado con el sonido del agua corriendo en el río; conversaciones esporádicas, largos periodos de silencio sin necesidad de hablar. Sólo un sentimiento de gratitud y privilegio debajo del espectacular cielo azul celeste con brillantes nubes blancas y esponjosas,  montañas todavía con nieve en sus picos, sol caliente, brisa fresca y un clima para caminar absolutamente perfecto.

Como siempre, los caminantes de la zona saludan, la gente de fuera no.

Llegada a Caín, con un sentimiento de alegría, recostado en la hierba a orillas del río, para comer un merecido almuerzo de picnic, rodeado de un gato de la zona, sentado con nosotros esperando las sobras.

El domingo pasamos un día en plan “primate”. En casa, en el césped jugando con mis nietos y hablando con mis hijas. Los niños (nietos) de 6 y 4 años son ruidosos tornados, bailando al ritmo de la música y limpiando “fósiles”.

Anaïs (con sólo 7 meses de edad) quiere comer lo que comen los adultos, cualquier mordisco para mí, debo incluir una miguita por ella. Ella es muy feliz y su felicidad es contagiosa. Me di cuenta que somos simplemente primates en reposo y juego. Los dos machos primates jóvenes se pelean entre sí, luego “se pelean” con el gorila dominante “espalda plateada” (yo), con la esperanza de que los persiga y luego cuando lo hago gritan y corren a esconder detrás su mama. Las primates hembras, Rhea y tres de mis hijas se encuentran hablando, caminando, preparándose, cuidando.

Siento una profunda sensación de conexiones eternas con todos mis anteriores antepasados de primates, cómo ellos también jugando de manera similar, la diferencia es principalmente la tecnología. Sin embargo, sólo estoy disfrutando de ser un simio sin pelo rodeado de familia agradecido de poder apreciarlo. Todo lo demás es redundante. No hay necesidad de más de lo que está aquí y ahora.

Medito con el sol poniente. Con los ojos cerrados, me giro y levanto mi cara hacia el sol, bañada en sonidos, calor. Pruebo moviendo mi cabeza para experimentar el sol más intensamente en diferentes partes de mi cara. Noto un profundo sentido de bienestar, el contraste entre el cálido sol y la brisa refrescante, los sonidos de los caballos, las vacas, los perros y una desbrozadora.

Al final del día, el sueño viene naturalmente.

Cuando estamos plenamente presentes en nuestras vidas, nos fijamos que lo que más valoramos es la experiencia y no tanto las cosas materiales, a pesar del hecho de que pasamos la mayor parte del tiempo persiguiendo cosas materiales.

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.