TRES IDEAS ÚTILES

Tres cosas sencillas que puedes hacer para reducir el estrés y sentirte mejor contigo mismo a lo largo del día.

  1. A medida que vas camino del trabajo, elige a un compañero de trabajo o incluso areducir el estrés alguien que no conoces muy bien y luego, en silencio y en tu mente desea a esta persona lo mejor posible para sus vidas. Si no puedes pensar en palabras exactas, intenta desearles una vida llena de felicidad y razón de ser – una vida lo más libre posible de sufrimiento y de las causas del sufrimiento. Haz esto con la mejor intención de que puedes armarte y con sinceridad.
  2. Si te sientes agitado o agobiado o simplemente más ansioso de lo que te gustaría estar, entonces varias veces durante el día, dedica uno o incluso dos minutos para hacer lo siguiente: emplea tu cuerpo para traer tu atención plenamente al aquí y ahora. Trae tu atención a tu cuerpo. Empezando con tus pies fíjate en la sensación del pie en tu zapato, en el contacto con el suelo. Fíjate en la temperatura que tienen. ¿Las sensaciones son diferentes en diferentes partes de tus pies? ¿Qué otras sensaciones observas? Ahora traslada tu atención a través de tus piernas hasta llegar a tu posición  de estar sentado en tu silla. Siente la presión de la silla en parte de los muslos también. Fíjate ahora en las sensaciones en tus manos y brazos – por ejemplo en la sensación de tus manos en el posabrazos o la frescura del escritorio en las palmas de las manos, la sensación del aire entre los dedos. Trae tu atención a la boca y la nariz y observa el flujo de aire a medida que inhalas y exhalas. Fíjate en las sensaciones asociadas con la respiración – en el movimiento de tu abdomen, tu diafragma tal vez. Finalmente respira profundamente y despacio llenando el abdomen y pon tu atención en seguir el flujo de aire que entra y sale.
  3. Defiende a alguien que no está presente. Los humanos cotillean – normalmente es inofensivo pero a veces es negativo y malicioso. El cotilleo negativo afecta a los que lo hacen y escuchan tanto como a la persona objeto de la conversación. Si te encuentras en una situación así, defiende a la persona que no está presente. Ni siquiera importa mucho si te gusta la persona o no. Defiende a las personas que no están presentes para defenderse a sí mismos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.