Codependencia

Volverte loco intentando cambiar a otra persona

Marcus Aurelius: Es de tontos intentar escapar de los defectos de los demás; son inevitables; simplemente intenta escaparte de los tuyos.

Si quieres volverte loco, sólo tienes que intentar cambiar a otra persona.

Una de las cosas más frustrantes y exasperantes que podrías hacer es intentar arreglar a otra persona: por ejemplo tu pareja/novia/novio. Sería perfecto/a si tan sólo dejase de beber/consumir drogas o si hablase más conmigo, o fuese más respetuoso/a; no se enfadase tanto, o quisiese pasar más tiempo conmigo.

Lo que estamos diciendo es que una vez que esa persona cambie, entonces nuestra vida o nuestro amor serían perfectos. La actitud errónea es: nuestro amor (nuestra relación) sería perfecto una vez que esa persona haya cambiado. La pregunta tiene que ser la siguiente: ¿Podría querer yo a esta persona tal y como es ahora mismo incluso si nunca va cambiar?

En las palabras de Reinhold Niebuhr:

Dios, concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar,

Valor para cambiar las cosas que sí, puedo cambiar

Y sabiduría para entender la diferencia.  

 

Independientemente de si crees en un dios o no, el principio es muy bueno.

La única persona a la que podemos cambiar realmente es a nosotros mismos e incluso esto tiene sus limitaciones. Aunque las personas sí cambian, no depende de ti decidir por otra persona. Cuando decidimos lo que es mejor para otra persona, es un acto que normalmente combina dependencia, presunción/arrogancia y una especie de locura. Reflexiona durante un momento en las siguientes suposiciones no expresadas cuando intentas arreglar o cambiar a otra persona:

  • Que la persona tiene defectos.
  • Qué tú sabes cuál es su problema y también sabes lo que necesita arreglar y cómo debería de llevar su vida esa persona.
  • Que tú tienes el derecho y poder de elegir/mandar por él/ella.

La arrogancia en esta actitud es obvia.

Centrarte en intentar arreglar a otras personas, resolver sus problemas (tal como los percibes tú) es una buena indicación de “codependencia”.

La codependencia trata de centrarnos en resolver los problemas y vidas de otras personas para evitar nuestros propios problemas y dolor.

Una persona codependiente normalmente no se cuida bien a sí misma, ya que está siempre centrada en la otra persona.

Originalmente el término “codependiente” describía a personas que vivían con o estaban en una relación con una persona adicta. Esta definición ha evolucionado; actualmente la codependencia se refiere a “la adicción a una relación caracterizada por una preocupación y dependencia extrema de otra persona – a nivel emocional, social y a veces físico.”

La codependencia es una estrategia para evitar nuestro propio sufrimiento pero el efecto es generar aún más sufrimiento que el sufrimiento que estabas intentando evitar.

Hay personas que sufrirán durante años en una relación tóxica, volviéndose locas intentando cambiar a una persona que no va a cambiar − todo por un futuro imaginario que simplemente no existirá.

Despertarte, cuidar de ti mismo/a es lo mejor que podrías hacer por ti y por los que te rodean. Es el camino hacia la cordura en vez de ser el camino hacia la locura.

Ninguna relación es mejor que una relación chunga.

 

Existe un comentario

  1. Muchas gracias por estas píldoras para la salud mental y emocional. Las disfruto, las transito, las vivo cada semana. Un abrazo muy fuerte para todos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.